Alerce Bienes Raices

M. Castex y Vieytes – Chacras de Canning | (011) 4295-8046 | (011) 15-3705-4100 | info@guadalupepropiedades.com

LA HORQUETA DE CANNING

Hoy a casi 20 años de pisar por primera vez tierras canningneanas, bien cabe detenerse y reflexionar. Que pasó, como pasó, por qué pasó. Tal vez sea simple coincidencia, pero tal vez no sea casualidad la contemporaneidad con el nacimiento del nuevo municipio, de Ezeiza. Nueva sangre, nuevas ideas, grandes desafíos y en el medio, el resurgimiento inmobiliario de uno de los desarrollos urbanísticos con el crecimiento más misterioso y notable del último siglo.

Sí, y no me quedo corto con la apreciación. Veloz, desordenado, avasallador, casi irrespetuoso, creativo, observado y hasta si se quiere, envidiado. Por fin el año 2004 levantaba su bandera verde al lanzamiento de una carrera impensada. Supermercados, Shoppings, comercios, las marcas, ampliaciones viales, mejores accesos, nuevos servicios y la hermandad Canning- San Vicente, que de alguna manera auguraba esa conexión indestructible, perdurable en el tiempo.
Hasta que por fin el 2014 sellaba el nuevo pacto de sangre en la apuesta al mayor crecimiento y transformación de la zona. La pavimentación tan esperada del primer tramo de la olvidada ruta 52. Honorable e histórico “Camino Real a las Flores “, naciendo de esta manera la unión entre la ruta 58 y la ruta 52, pariendo el nuevo polo de desarrollo comercial y urbanístico que pueda haberse soñado.

Sí, nace así, lo que ya algunos llaman “LA HORQUETA DE CANNING”.
Dos columnas vertebrales que traen a los habitantes desde San Vicente a Cañuelas, por la nueva y tan esperada ruta 6, a este embudo geográfico desde donde en pocos días más comenzará la construcción de su doble mano entre el Monumento a la Mujer y “LA HORQUETA DE CANNING”.

Solo un nostálgico recuerdo de 1995; en todo su trayecto de una sola mano desde las vías del FFCC (hoy rotonda Coto) a la hoy Horqueta de Canning, por la antigua Mariano Castex, su única iluminación pública solo contaba con 2 (sí dos) lamparitas de 60 W, una la quinta San Omar y la otra la quinta Guadalupe, en sus casi 6 kilómetros de trayecto. Curioso, ¿verdad?
Aquellos, que tuvimos la oportunidad de ser parte viva de esta historia, vemos conjugar aquel apacible Canning rural, con este pujante, moderno, incomprensible y hasta “cool” lugar al Sur de Buenos Aires.

Tal vez, el paso del tiempo reafirmará aquella vieja frase colgada en un cartel publicitario de Chacras de Canning que decía:
“De la utopía al orgullo de pertenecer”.

Guadalupe Propiedades
Guadalupe Propiedades